top of page
Search

Plegaria al padre enfermo




Hoy, replicar una sonrisa, mostrar los dientes,

dejar un ventilero

amarfilado, mientras a la cuna de tierra

la boca del estómago

acariado en tintas salivas para regar

la mesa donde tarde

la taza ofreció remanso. Si pongo agua ¿cuántos

cuento? Si la pregunta

llegara a mis labios y tú respondieras, yo

descalza llegaría

a colocar otra manta que tus tibias piernas

no extrañan y secreta

vigilar la ligereza------saber que se olvida

muy pronto hasta el peso de tu apacible pereza.

40 views0 comments

Recent Posts

See All

La voz de Pablo Keller no carecía de dulzura, tal vez era su ritmo pausado, la sonrisa menos benevolente que respetuosa, como si estuviese esperando una respuesta de Anna aún antes de preguntarle cual

Post: Blog2_Post
bottom of page