Search

Fertilidad en sepia


La teta amarga de la luna se dejó caer en mi boca como la manzana del árbol

La saliva, mano ajena, la canica en la ranura.

El peso del centavo en la fuente de espaldas a ella

—mientras yo la miraba alejarse para ver si daría la vuelta.

Pero llegó a su casa a prepararse algo de comer

con las porciones que envejecían en el mismo baúl,

como si alguna vez llegase a tener descendencia.

9 views0 comments

Recent Posts

See All

Sin pardear almendras estas manos Han orugado media estrella al sol. Y se le duerme al hombro al aire frío Ya lo han curtido a vos y tos y trino. Me corroboran montes, medias negras El estornudo a cam

https://herederosdelkaos.blogspot.com/2022/04/desde-estados-unidos-una-muestra.html