top of page
Search

Nota a la edición bilingüe de Los últimos inanes días


Estos fragmentos fueron escritos durante el año 2018. Antes de que en marzo del año 2020 el Covid-19 hiciese del apocalipsis parte del imaginario común.

En octubre del 2018 en Chile estudiantes protestan contra el alza del pasaje de metro resistiéndose a pagar, y a esta protesta la siguen otras; la siguen la represión de la policía, más protestas y más represión, y finalmente votaciones (2021) para una nueva constitución que limite el actual modelo económico neoliberal que no reinvierte sus ganancias en mejorar las condiciones de vida de las personas que trabajan, y que no ofrece servicios públicos básicos al tiempo que continúa encareciendo la vida.

Escribí estos fragmentos en El Paso, Texas. Mi experiencia del modelo neoliberal en ese momento era distinta a la de Chile. La universidad neoliberal en los Estados Unidos contrata profesoras y profesores temporales y les pagan por clase. Una profesora temporal debe enseñar 7 clases por semestre para recibir el sueldo más modesto de una profesora de tiempo completo que enseña tres o menos clases por semestre, y disfruta de beneficios como seguro médico, y un contrato. Los profesores temporales no tienen contrato; no existe ninguna garantía de que las clases que enseñas vas a seguir enseñándolas en el futuro; son material dispensable, lo que hace de la queja un peligro. Este tipo de profesoras y profesores son el 40% (2011) del cuerpo laboral de la Universidad neoliberal de los Estados Unidos.

Al no existir contrato, la profesora adjunta debe competir con sus semejantes para generar condiciones de estabilidad. Enseñar bien y tener un doctorado no es suficiente. El profesor temporal debe además intentar destacarse de entre los(as) otros(as) para establecer su propia seguridad a través de la publicación, la traducción, la reseña, el servicio al departamento y a la disciplina, etc., asistir a conferencias, hacer servicio en la comunidad, actividades que son realizadas en condiciones muchísimo más precarias que los(as) profesores(as) de tiempo completo, actividades que bien pueden no ser reconocidas y no garantizan nada. En estas condiciones, incluso la enseñanza y la investigación universitaria—un trabajo noble y necesario—puede alienar a sus trabajadores.

Este era mi contexto, y estos fragmentos fueron escritos pensando y para imaginar un mundo que asistía—ayudaba y atestiguaba—el fin del mundo. ¿Otra vez el fin del mundo? Dirán. Si, y no termina de ocurrir, se extiende más allá del tiempo de la resolución, de la finalidad, de la conclusión, del progreso, y de la evolución, palabras que ya hemos descartado de nuestro vocabulario.

Los países menos pobres endurecen sus bordes con muros, y con más policía. Endurecen a la gente que habita en los bordes, hablan de los(as) inmigrantes como si fuesen enemigo(as), y de todas partes y a todos los bordes siguen llegando inmigrantes; no poseen nada pero quieren preservar la propia vida.

Sólo se puede escribir el mundo en metáforas, o con la ayuda del símbolo. Yo elegí el fragmento—trozos de un mosaico. Las piezas pertenecen a vajillas distintas, polvorientas, no descarto que hayan sido deformadas por el tiempo, como cuando contamos una historia que nos contaron y que a su vez alguien la había escuchado de otra persona. Fragmentos que a nadie le importan. Fragmentos sin archivo. El fragmento es insignificante, pero su conjunto es una máquina que multiplica los trozos y saca esquirlas.

¿Cómo vivir el fin cuando ya sabemos que se nos acabó el tiempo? Las voces en estos fragmentos se lamentan sin miedo; quiero pensar que cuando aceptemos que no queda tiempo, y que no tenemos nada que perder, de pronto la dignidad cobrará importancia.



Riverside, Junio, 2021




5 views0 comments

Recent Posts

See All

La voz de Pablo Keller no carecía de dulzura, tal vez era su ritmo pausado, la sonrisa menos benevolente que respetuosa, como si estuviese esperando una respuesta de Anna aún antes de preguntarle cual

Post: Blog2_Post
bottom of page